Diabetes tipo I y la terapia de insulina

¿Qué es la diabetes tipo 1?

La diabetes tipo I, también conocida como diabetes juvenil y diabetes dependiente de la insulina, que es una forma menos común de la diabetes. Con mayor frecuencia se presenta en la infancia, aunque puede afectar a cualquier persona. En un sentido, es una forma más severa de la enfermedad debido a que el páncreas secreta insulina que es completamente disfuncional y hay poco o nada de insulina secretada. Por lo tanto, esta forma se presenta generalmente antes con síntomas más severos. Los pacientes pueden desarrollar rápidamente la hiperglucemia severa y los síntomas asociados a ella (aumento de la sed, el hambre, la necesidad frecuente de orinar, etc.)

Cómo saber si soy diabético y qué puedo hacer

En conclusión, estar al tanto de los primeros signos de la diabetes, así como los factores de riesgo que se asocian con la enfermedad. Educándose puede juzgar mejor su riesgo personal de la enfermedad y una mejor captura de los primeros signos de la enfermedad.

Quién padece diabetes tipo I

La diabetes tipo 1 es la forma más grave de diabetes. Este tipo de diabetes es dependiente de la insulina. También le laman diabetes juvenil, ya que suele desarrollarse en niños y adolescentes, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Según datos de Sin Diabetes ya del Dr. Guzman, la diabetes tipo 2 aparece a partir de los 40 años normalmente, debido a una mala alimentación y factores genéticos.

Con la diabetes tipo 1, el sistema inmunológico ataca parte de su propio páncreas. Los científicos no están seguros cual es el motivo por el cual sucede. Pero el sistema inmunológico ve erróneamente a las células productoras de insulina en el páncreas como extrañas al cuerpo y las destruye. Este ataque se conoce como enfermedad autoinmune.

Estas células llamados “islotes” son los que localizan a la glucosa en la sangre y, en respuesta, producen la cantidad necesaria de insulina para normalizar la azúcar en la sangre.

La insulina actúa como una especie de llave para abrir las células y asi aprobar el paso de la glucosa permitiendo que la glucosa entre y acepte utilizar la glucosa para obtener energía.

Sin insulina, no hay una llave para abrir por lo tanto el azúcar se queda estancada y se va acumulando en la sangre. La consecuencia es que las células del cuerpo mueren de hambre por la falta de glucosa.

Si esta condición no es tratada, el alto nivel de azúcar en sangre puede estropear los ojos, los riñones, los nervios y el corazón, y es posible hasta de llevar a una coma y a la muerte.

Terapia de insulina

Entonces una persona con diabetes tipo 1 trata la enfermedad mediante la administración de inyecciones de insulina.

Esta fuente externa de insulina sirve como la llave y puede acarrear la glucosa a las células del cuerpo.

El desafió con este tratamiento es que es difícil saber exactamente que cantidad de insulina s necesita ingerir. La cantidad se basa en diferentes factores los cuales incluyen:

  • Alimentos
  • Ejercicio
  • Estrés
  • Las emociones
  • La salud general

El problema de la dosis adecuada de insulina

Los factores mencionados cambian bastante día a día, por lo que se dificulta decidir cual es la dosis adecuada de insulina a tomar.

Si la persona toma mucha insulina, el cuerpo se quema con el exceso de glucosa y el azúcar en la sangre puede bajar a un nivel peligrosamente bajo. Esta es una condición llamada hipoglucemia, que, si no se trata, puede ser potencialmente mortal.

Si toma muy poca insulina, su cuerpo puede ser de nuevo privado de la energía que necesita, y el azúcar en la sangre puede elevarse a un nivel peligrosamente alto una condición conocida como hiperglucemia. Esto también aumenta el riesgo de complicaciones a largo plazo.

Deja un comentario